miércoles, 9 de abril de 2008

Bajo las estrellas...



- ¿ En qué piensas?

-No pienso en nada, o en casi nada ¿ Por qué?

-No lo se, me gusta intentar adivinar qué piensas cuando estás callado

-¿ Y si te dijera que pienso en ti?

-No es cierto, tus latidos suenan normales

-¿ Y qué te hace pensar que cambian?

-Cambian cuando te brillan los ojos

-¿ Y cómo sabes eso?

-Bueno es una simple deducción, los ojos de una persona hablan en silencio.

-¿Hablan en silencio?

-Si, pueden brillar o llorar. Brillan para enseñar a quien se ama todo aquello que con palabras no puede expresarse bien. También los ojos pueden llorar, lloran para humedecer otras partes del cuerpo que pueden encontrarse secas, el alma puede secarse en determinados momentos.

-No entiendo,¿ Qué puede secar el alma?

-Muchas cosas,un resultado muy esperado y que tarda demasiado en llegar, una canción triste, un golpe demasiado fuerte, no tener un punto de apoyo cuando más lo necesitas o mas bien creer que careces de el, una fotografía que signifique algo dentro de tí, un encuentro de dos personas, incluso un color.

-¿ Incluso un color?

-Incluso un color, el hombre misteriosamente tiende a organizar sus cosas de manera esquemática, con los colores asocia determinados momentos o sentimientos, alguien que ha sufrido la muerte de un ser querido viste de negro,los niños pequeños visten de azul como el cielo para indicar que siguen siendo puros y las niñas de rosa, pero no se muy bien por qué las niñas vestirán de rosa... es igual... en un día en que casi nada va bien hasta algo tan etéreo como un color puede doler.

-Aún no me has explicado lo de los latidos.

-Verás es muy sencillo, cuando estoy tumbada sobre ti y hablas me pego mucho mucho para intentar escucharlos mejor.

-¿ Pero y los ojos? ¿Qué ocurre con los ojos?

- Los ojos en dos personas que se quieren se vuelven similares,tu me ves en ellos, yo te veo en los míos, cuando pienso en cosas tuyas siento cómo brillan, cómo mi corazón se acelera por momentos.

- ¿ Y por qué crees que a mi me pasa lo mismo?

- Lo que se siente está muy por debajo de lo que verdaderamente se dice.

- ¿ Y cómo sabes eso? ¿ Por qué crees que lo sabes todo de mi?

-Bueno ahí entra ya a jugar el lenguaje de las manos, y más que el de las manos sólo, el lenguaje de la piel. En la piel, se ponen en contacto lo que se dice y lo que se siente. Cuando me tocas, también tus manos me hablan en silencio.

- ¿ Qué te dicen mis manos?

-Que te gusta verme, que te gusta saborearme,que te gusta olerme e incluso te gusta oirme.

-¿ Y no te dicen que me gusta tocarte?

-También.

-¿ Por qúe no lo has dicho antes con todo lo demás?

- Te he dicho que lo se que se siente está por debajo de que se dice.Para las cosas que sienten con las manos, no existen palabras.

-¿ Qué existe para las manos entonces?

- Solo otras manos, solo el roce de esas manos.

- ¿ Y cómo entonces te hablan?

- No me expliqué antes bien, no es que hablen con palabras, es que te hacen sentir; al sentirlas como yo siento las tuyas no se necesitan palabras, las manos de dos personas que se quieren al tocar al otro siempre están calientes, las tuyas siempre están calientes, aunque haga mucho frio. Cuando dos personas dejan de sentirse sus manos están frías por mucho tiempo, es por eso que duele tanto no tener a quien se quiere, por las manos. Algunos dicen te echo de menos, pero es mas que nada a sus manos.

- A mi también me ocurre lo de las manos.

- Me asusta dejar de sentirlas, prométeme que aunque no se... ya sabes...

- ¿ Qué no seamos...?

-Claro, que ya no seamos... aunque ya no seamos... nunca dejarán de hacerme sentir tus manos.

- Bueno, prometer es facíl, pero es poner barreras a lo que sientes y a lo que piensas, no me gusta poner barreras. Así que no se, al menos por esta noche seguirán, mañana no lo se, puede que ni esté aquí.

-¿ Por qué no ibas a estar aquí?

- Quien sabe, podrías despertar y no recordar nada sobre mí, nada sobre tí, nada sobre nosotros.

- Pero tus manos seguirían calientes, si te pasase a ti las mías seguirían calientes.

- ¿ Pero y si nos pasara a los dos ?

-Volverían alguna vez a encontrarse y se calentarían de nuevo, la memoria no puede con todo. Una vez se separaron y siguieron estando calientes, por eso volveron a unirse. Nuestra memoria acabó por no recordar nada, o casi nada, pero las manos seguían calientes ¿ no entiendes?

- Si creo que si... ahora acabo de entender por qué tus manos son mas preciosas y están mas calientes que las de ninguna otra persona.

- ¿Cómo crees que empezó todo esto?

-En mi empezó como un hueco que se llenaba el estómago.

-Yo sentí un escalofrío desde las piernas hacia arriba, hacia todo lo demás.

-Calor y frío.

- Es es, como calor y frío, calor por tí y frío por todo el tiempo sin tus manos.

- Me encantaría que esta noche nunca terminase.

- Ojalá, pero con la mañana los amantes se separan.

-¿ Por qúe en la mañana?

- Para que puedan volver a verse por la noche,es por eso que existe la mañana.

- Siempre debería ser de noche.

- Para siempre, debería ser esta noche.Porque nadie sabe las cosas estúpidas que se pueden hablar, pensar y sentir solo mirando las estrellas.





1 comentario:

manly dijo...

Es un bonito diálogo, y siendo bajo las estrellas lo hace muy romántico.
Saludos.

Los amigos son como las estrellas, no siempre los vemos pero sabemos que siempre estan ahi .