domingo, 1 de febrero de 2009

La Mejor medicina es el AMOR.


La mejor medicina es el amor

Un sabio médico me dijo una vez: "He estado practicando la medicina durante más de 30 años y he recetado muchas cosas. Pero tras estos años he aprendido que lo que más ayuda a un ser humano, la mejor medicina, es el AMOR".

"¿Y qué pasa sino funciona?" Le pregunté.

"DOBLA la dosis". Me contestó.












Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.

Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada.

Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, afable;
no tiene envidia;
no presume ni se engríe;
no es mal educado ni egoísta;
no se irrita; no lleva cuentas del mal;
no se alegra de la injusticia,
sino que goza con la verdad.


Disculpa sin límites,
cree sin límites,
espera sin límites,
aguanta sin límites.


El amor no pasa nunca.

¿El don de profecía?, se acabará.
¿El don de lenguas?, enmudecerá.
¿El saber?, se acabará.


Porque limitado es nuestro saber y limitada es nuestra profecía; pero, cuando venga lo perfecto, lo limitado se acabará.

Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño.

Cuando me hice un hombre acabé con las cosas de niño.

Ahora vemos confusamente en un espejo; entonces veremos cara a cara.

Mi conocer es por ahora limitado; entonces podré conocer como Dios me conoce.

En una palabra: quedan la fe, la esperanza, el amor: estas tres. La más grande es el amor.

1 Corintios 12,31 - 13,13







Amor humano y amor divino, uno sin el otro es imposible. La mejor canción de José Luis Perales, poniendole música a la 1ª de Pablo a los Corintios.

Los amigos son como las estrellas, no siempre los vemos pero sabemos que siempre estan ahi .